Capacidades para ser un buen gestor. ¿Por qué ningún ranking me convence?

¿Qué es lo que falla en los rankings de capacidades para la buena gestión?

Hemos leído infinidad de artículos sobre qué capacidades son necesarias, hay que mejorar, o marcan tu ventaja competitiva respecto a otros para ser un buen gestor y probablemente no estaremos de acuerdo o, al menos, no del todo. ¿Por qué? Intentaremos hacer una valoración que rompa con lo establecido en otros artículos, y no abordarlo como un decálogo de capacidades, sino como una serie de planteamientos que nos animen a identificar capacidades más “atómicas” que están comprendidas dentro de capacidades o habilidades más generales.

Volvamos a la pregunta. ¿Por qué no me convencen esas listas de las top X capacidades necesarias para ser un buen gestor? Sinceramente, creo que por cierta simplicidad en el planteamiento y no buscar la raíz, lo realmente diferenciador. Pensemos por un momento que esa ausencia de pensamiento disruptivo, unas veces por quedarnos en lo evidente y otras veces por quedarnos en lo comúnmente aceptado como axioma, podría ser la causa de no estar plenamente satisfechos con el planteamiento que nos presentan. ¿No parece que simplemente con ese ejercicio estamos más cerca del camino hacia una mejor solución?

Aceptemos a priori que no encontraremos “la respuesta”, sino en todo caso una “mejor respuesta” a la pregunta. Y por cierto, ¿a qué pregunta? Efectivamente, tampoco contestar resulta tan obvio. Ser un buen gestor de… ¿Proyectos de TI, de gobierno de TI, de gobierno de Datos, equipos de trabajo? La oportunidad que se nos presenta por esa heterogeneidad de contextos, en vez de ser aprovechada, se convierte repentinamente nuestra debilidad. Estamos ante un patrón de pensamiento que aplicamos continuamente al intentar identificar las tendencias comunes y que en esta ocasión se convierte en una trampa. Nos quedamos simplemente con el “máximo común divisor” de todos los términos de la ecuación. Lo que es común, deberá ser lo necesario. En cierto modo así es, pero la diferencia entre condición necesaria y condición suficiente es muy grande.

¿Qué es lo que habitualmente nos vamos a encontrar? Capacidad de comunicación, empatía y organización son los clásicos. Incluyamos también capacitación tecnológica dentro del ámbito organizacional que corresponda y, afinando un poco más, llegaremos a liderazgo, capacidad de toma de decisiones, trabajo en equipo y resolución de conflictos, motivación y negociación. Ya tenemos, posiblemente, el cóctel del 90% de lo que encontraremos difundido por la red. Es precisamente esa uniformidad lo que me ha animado a escribir este post.

Capacidades

¿Y si nos planteásemos que todo eso son “commodities”, cuestiones que sí o sí las debes tener pero no para ser un buen gestor, sino para poder gestionar con ciertas garantías un proyecto de TI, el gobierno de los datos de una organización empresarial de cierta relevancia o un equipo de trabajo medianamente competitivo? Estamos buscando las capacidades para ser diferente, para destacar, para ser eficiente y eficaz en la gestión y no simplemente cualidades que me definan de una manera estándar.

Sigue leyendo